GUÍA DE RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL Y DISCAPACIDAD DE LA FUNDACIÓN ONCE

ÍNDICE

  1. 1 Prólogos
    1. 1.1 Mª Teresa Fernández de la Vega
    2. 1.2 Miguel Carballeda Piñeiro
    3. 1.3 José Mª Fidalgo Velilla
    4. 1.4 Cándido Méndez Rodríguez
    5. 1.5 Juan Antonio Pedreño
    6. 1.6 Luis Cayo Pérez Bueno
    7. 1.7 Alberto Durán
  2. 2 Introducción
  3. 3 La igualdad de trato y la no discriminación
  4. 4 La integración laboral como elemento de valor
  5. 5 Fomentar la plena accesibilidad
  6. 6 Las relaciones con proveedores y subcontratistas
  7. 7 La acción social
  8. 8 La comunicación como instrumento responsable
  9. 9 Cómo hacer RSE-D
  10. 10 Cuestionario de autodiagnóstico
  11. 11 Pautas de reporte e indicadores de seguimiento de la RSE-D
  12. 12 Glosario de términos
  • Logotipo del Fondo Social Europeo
  • Logotipo Fundación ONCE
  • Logotipo Grupo Fundosa

Cándido Méndez RodríguezLa hoja de ruta de losagentes sociales

El concepto de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), o Responsabilidad Social Corporativa, nació por una necesidad de dar respuesta a ciertos excesos que había producido la cultura del capitalismo sin reglas y sólo sometido a la búsqueda incesante y desmedida del lucro. En cierta medida, se trataba de volver hacia valores que en otros tiempos se daban por generalmente aceptados –como la función social de la propiedad o la orientación de la empresa una aportación muy importante primordialmente al bien común– pero que la ola neoliberal basada en la desregulación y el abaratamiento de los costes laborales por todos los medios había relegado al olvido.

El movimiento sindical siempre consideró acertado el debate en torno a la RSE, partiendo de una premisa: para que no sea sólo una estrategia de marketing o de una expresión de buenos deseos, debe basarse en normas vinculantes establecidas mediante leyes o a través de la negociación colectiva.

La RSE tiene plena justificación en el campo de las relaciones laborales en cuanto supone reglas adecuadas de contratación, estabilidad en el empleo, no discriminación, información, negociación y, en definitiva, condiciones justas de trabajo en un marco democrático y participativo. Pero la tiene mucho más cuando se trata del empleo de personas con discapacidad que cuentan, ciertamente, con la protección de la legislación pero que requieren el desarrollo y la aplicación plena de los principios en la realidad de los centros de trabajo.

La "GUÍA DE RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL Y DISCAPACIDAD" de la FUNDACIÓN ONCE trata de una materia de especial sensibilidad para los hombres y mujeres del mundo del trabajo. La aclaración de los conceptos, la información sobre el marco normativo y, sobre todo, la aportación de medidas y estrategias concretas para hacer vigente la responsabilidad social en el caso de las personas con discapacidad son méritos indudables de esta Guía. Corresponde, además, destacar la claridad de la información así como la calidad de la edición.

Con esta Guía, la Fundación Once realiza una aportación valiosa para los responsables sindicales y para los trabajadores con discapacidad en una cuestión tan importante como compleja.

Cándido Méndez Rodríguez Secretario General de Unión General de Trabajadores de España