GUÍA DE RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL Y DISCAPACIDAD DE LA FUNDACIÓN ONCE

ÍNDICE

  1. 1 Prólogos
    1. 1.1 Mª Teresa Fernández de la Vega
    2. 1.2 Miguel Carballeda Piñeiro
    3. 1.3 José Mª Fidalgo Velilla
    4. 1.4 Cándido Méndez Rodríguez
    5. 1.5 Juan Antonio Pedreño
    6. 1.6 Luis Cayo Pérez Bueno
    7. 1.7 Alberto Durán
  2. 2 Introducción
  3. 3 La igualdad de trato y la no discriminación
  4. 4 La integración laboral como elemento de valor
  5. 5 Fomentar la plena accesibilidad
  6. 6 Las relaciones con proveedores y subcontratistas
  7. 7 La acción social
  8. 8 La comunicación como instrumento responsable
  9. 9 Cómo hacer RSE-D
  10. 10 Cuestionario de autodiagnóstico
  11. 11 Pautas de reporte e indicadores de seguimiento de la RSE-D
  12. 12 Glosario de términos
  • Logotipo del Fondo Social Europeo
  • Logotipo Fundación ONCE
  • Logotipo Grupo Fundosa

Alberto Durán Empresas Responsables, empresas sostenibles

La publicación de esta Guía de Responsabilidad Social Empresarial y Discapacidad (RSE-D) supone poner negro sobre blanco algunas de nuestras experiencias adquiridas desde 1988, año en el que la ONCE creó su Fundación. En el transcurso de este camino, que se extiende a lo largo de 20 años, hemos aprendido mucho de las instituciones, empresas y personas, con y sin discapacidad y sus familias, que han compartido y participado con ilusión en nuestros proyectos.

A pesar del enorme esfuerzo económico de nuestro fundador, la ONCE, y del incansable trabajo de sus 22.000 vendedores, somos conscientes de que de manera unilateral podemos hacer pocas cosas. Sin duda, nuestro valor proviene de la capacidad para involucrar en nuestros proyectos a las Administraciones Públicas, a las empresas, a las organizaciones de la discapacidad y sus familias, a diversas entidades de la sociedad civil y de la economía social, a los agentes sociales, y a multitud de personas que con su trabajo y esfuerzo han llevado hasta sus últimas consecuencias su vocación de ayudar a quienes padecen situaciones de desigualdad.

A pesar de que las necesidades son enormes, los resultados nos han acompañado. Más de 75.000 empleos y plazas ocupacionales, el 90% de ellos para personas con discapacidad, son un buen indicador de hasta qué punto el trabajo realizado ha tenido éxito.

Son muchas las empresas que por diferentes motivos han emprendido un camino de mejora en su trabajo a favor de las personas con discapacidad. Sin duda, hemos sido un buen aliado en el compromiso que emprendieron estas entidades desde lo deseable hasta lo posible, fundamentando este deseo en su propósito de poder conseguirlo con decisión. Nuestro papel ha sido siempre estar dispuestos a colaborar con los que, teniendo la decisión de mejorar, tenían también incertidumbres sobre el camino que debían de emprender para alcanzar su objetivo.

Hemos sido testigos activos de que todas aquellas empresas que en su día tomaron la decisión de poner en práctica políticas inclusivas de la discapacidad han perseverado en la labor emprendida, aproximándose más y más a su meta. Sin duda, la sociedad española se puede sentir orgullosa de estas empresas. Debo destacar que todo lo que hemos aprendido en su compañía se ha hecho presente en nuestra mente y en nuestro corazón mientras escribíamos cada letra y cada renglón de este libro.

Desde el CERMI y Fundación ONCE hemos trabajado también para que algunas de las preocupaciones de las organizaciones de la discapacidad sean recogidas por los agentes sociales. Sin duda, ellos tendrán un papel crucial en el futuro, si perseveran en la consecución de una sociedad más inclusiva para todos, también para los que tenemos alguna discapacidad.

Las empresas tienen un papel muy importante en el proceso de inclusión de las personas con discapacidad pudiendo desarrollar diferentes actuaciones como facilitar su acceso a un puesto de trabajo, diseñar, fabricar y comercializar productos y servicios accesibles para todos, y contagiar en su entorno su actitud normalizadora. Estamos seguros que haciéndolo se tornarán más fuertes, conocerán mejor el entorno competitivo en el que se mueven y nosotros estaremos a su lado para ayudarles en este camino de éxito seguro.

Alberto Durán Vicepresidente primero ejecutivo de la Fundación Once