GUÍA DE RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL Y DISCAPACIDAD DE LA FUNDACIÓN ONCE

ÍNDICE

  1. 1 Prólogos
    1. 1.1 Mª Teresa Fernández de la Vega
    2. 1.2 Miguel Carballeda Piñeiro
    3. 1.3 José Mª Fidalgo Velilla
    4. 1.4 Cándido Méndez Rodríguez
    5. 1.5 Juan Antonio Pedreño
    6. 1.6 Luis Cayo Pérez Bueno
    7. 1.7 Alberto Durán
  2. 2 Introducción
  3. 3 La igualdad de trato y la no discriminación
  4. 4 La integración laboral como elemento de valor
  5. 5 Fomentar la plena accesibilidad
  6. 6 Las relaciones con proveedores y subcontratistas
  7. 7 La acción social
  8. 8 La comunicación como instrumento responsable
  9. 9 Cómo hacer RSE-D
  10. 10 Cuestionario de autodiagnóstico
  11. 11 Pautas de reporte e indicadores de seguimiento de la RSE-D
  12. 12 Glosario de términos
  • Logotipo del Fondo Social Europeo
  • Logotipo Fundación ONCE
  • Logotipo Grupo Fundosa

Mª Teresa Fernández de la Vega Un Modelo empresarial comprometido

Vivimos en un mundo de cambios vertiginosos, en una sociedad cada vez más abierta y compleja, donde la transformación de los órdenes tradicionales es la norma. Asistimos, a veces perplejos, a fuertes redefiniciones de nuestras formas de vivir y de trabajar.

Ante la incertidumbre que genera esta extraordinaria fluidez, todos los ciudadanos, sin excepción, buscamos cimientos, buscamos pilares sólidos y estables sobre los que edificar nuestros proyectos de vida. Por eso, la inclusión social es ya una de las exigencias éticas y políticas más acuciantes del momento. Por eso, debemos redoblar nuestros esfuerzos para profundizar en un modelo social más cohesionado, más solidario. Porque ninguna sociedad se puede permitir el lujo de prescindir de nadie.

Tampoco puede permitírselo la empresa. Hoy se abre paso con fuerza un modelo empresarial más comprometido con los valores que compatibilizan “negocio” y “ciudadanía”. Porque es esa, y no otra, la base del nuevo pacto social del siglo XXI. Toda empresa que quiera el éxito, tendrá que perseguir la excelencia, cuidando a las personas y sus condiciones de trabajo y preocupándose, no sólo de la calidad de sus procesos productivos, sino del modo en que afecta, y debe hacerlo para bien, a su entorno.

Así lo entienden la Organización Nacional de Ciegos Españoles y su Fundación, que lanzan una excelente iniciativa: la Guía de responsabilidad social empresarial y discapacidad de la Fundación ONCE. Es una publicación, más que necesaria, imprescindible. En ella se reconocen las complejidades que ha traído consigo la globalización y los problemas y las oportunidades que de ella se derivan. Es, por lo tanto, una relevante aportación al nuevo modelo empresarial, y social, hacia el que nos encaminamos.

Para ayudar a las empresas a evolucionar, la guía de la Fundación ONCE propone una nueva regla de juego: la “competitividad cooperativa y responsable”. Una nueva regla de juego que ya se está imponiendo a nivel global.

Esta guía está dirigida de manera específica, tanto a los empresarios como al colectivo de personas con algún tipo de discapacidad en España. Pero, en realidad, interesa a todos los ciudadanos, sin excepción. Porque todos superamos barreras, cada día, a cada momento. Y todos y cada uno de nosotros deseamos que esas barreras sean, cada día, más pequeñas, más superables. Incluso para derribarlas. Eso es lo que persigue, desde luego, el Gobierno de España.

Y esa debe ser también, cada vez más, una de las perspectivas de las empresas. Cualquier modelo empresarial socialmente responsable debe hoy basarse en el “buen gobierno”. Un concepto que incluye tener en cuenta la dimensión de la discapacidad. Porque las personas con algún tipo de discapacidad no son sólo trabajadores, sino también clientes, proveedores, accionistas e inversores. Son más de cuatro millones y sus familias, un colectivo que da mucho a nuestra sociedad y que, por lo tanto, debe también recibir mucho de ella. Y es que en el nuevo contexto social, sólo ganarán las empresas que asuman su responsabilidad ante la sociedad.

El Gobierno al que me honro en pertenecer ha impulsado e impulsará siempre esa cada vez mayor responsabilidad. Por eso, a la Ley de promoción de la autonomía y atención a las personas en situación de dependencia hemos sumado, este mismo año, la creación del Consejo Estatal de Responsabilidad Social de las Empresas, un organismo que trabajará codo a codo con las organizaciones sociales, y desde luego con la Organización Nacional de Ciegos Españoles, para incorporar plenamente a las empresas de nuestro país las recomendaciones de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y los Diez Principios del Pacto Mundial de las Naciones Unidas.

Es así como una sociedad se hace libre, es así como una sociedad mira hacia el progreso: respetando, incluyendo e integrando. Del éxito de esta andadura no sólo se beneficiarán las personas con algún tipo de discapacidad. Nos beneficiaremos todos, sin excepción. Porque, como bien sentenció el escritor francés Roger Caillois el siglo pasado, “la libertad no existe más que donde la inteligencia y el valor consiguen vencer a la fatalidad”.

Iniciativas como esta guía son un paso más, valeroso e inteligente, para mejorar lo que somos como sociedad y como individuos. Enhorabuena a sus editores y sobre todo al lector por tenerla entre sus manos.

Mª Teresa Fernández de la VegaVicepresidenta Primera del Gobierno de España